Artículos ICIAR – ¿Cuándo nació nuestro señor Jesús?

Artículos ICIAR

¿Cuándo nació nuestro señor Jesús?

Por: Aarón Cortés Hernández

La pregunta que encabeza este artículo vuelve a estar en la mayoría de las mentes cristianas y no cristianas precisamente al acercarse la fecha en la cual casi toda la cristiandad celebra el nacimiento de Nuestro Señor Jesús. Todos sabemos dónde nació, todos sabemos cuándo menos algo de su nacimiento virginal. Pero la pregunta sigue en pie ¿en qué fecha nació el Niñito Jesús? La Biblia dice en Mateo 2:1 que nació precisamente en los días del rey Herodes. El evangelista Lucas en su capítulo 2 del verso 1 al verso 7 nos informa de un asunto de gobierno consistente en un censo ordenado por César Augusto. Estos son los elementos históricos que se asocian a la narración bíblica referente al nacimiento del Niñito Jesús.

Antes que nada, amable lector, debemos considerar que la fecha es algo muy valioso si lo tenemos, pero es más importante el hecho porque de él surgen las consecuencias que tienen que ver con la persona, por ejemplo, nuestros padres al ocurrir ante el oficial del Registro Civil pueden equivocarse en la fecha de nuestro nacimiento como ya ha ocurrido, pero lo que tiene consecuencias jurídicas es precisamente el nacimiento en sí. Ahora vayamos a la consideración de los elementos históricos que los evangelistas nos proporcionan y con el auxilio de autores extrabíblicos intentemos corroborar la narración de los evangelios de Mateo y de Lucas.

Josefo Flavio, historiador de origen judío, que en la guerra de los romanos contra los judíos se pasó al bando de Roma, dice: Antigüedades, XII, 6:4) “Hubo un eclipse de sol pocos días antes de la muerte de Herodes“. Los astrónomos han calculado que esto sucedió el 13 de marzo del año 4 A.C. los otros sucesos que aparecen en la narración sagrada son: los días que transcurrieron entre el nacimiento y la purificación que nos narra San Lucas en 2:22, es decir, más de cuarenta días; la visita de los Magos del Oriente; el tiempo en que Herodes convocó a los Sacerdotes y Escribas, esto nos lo informa Mateo en su capítulo 2:1-12. En una apreciación muy particular pero atendiendo a las circunstancias de la época creemos que tres meses son un tiempo prudente para que en ellos suceda todo lo anterior. La era cristiana que ahora es aceptada universalmente, fue fechada cuatro años más tarde por el Fraile Dionisio el Flaco o Exiguo, quien la fechó en el año 754 A.C., esto es de la fundación de Roma. Esto nos llevaría a fechar el nacimiento del Niñito Jesús en el año 5 A.C. todavía no tenemos sino una aproximación de tres meses que nos colocaría en el mes de Diciembre de nuestro calendario.

¿Qué tenemos que decir en cuanto al famoso censo? Que si ese censo fue ordenado por el emperador romano, entonces era un documento público; entonces tendría que ser depositado en una de las veintinueve bibliotecas que funcionaban como Archivos Generales en la ciudad de Roma. Las Bibliotecas que los romanos destinaron para los asuntos de Judea, fueron la Palentina y la Ulpiana, cito para esto un antiguo texto de la Historia Historia de la Iglesia, Jarvis, Pág. 371) Los cristianos de los primeros siglos, es decir los siglos I al IV podían consultar estos documentos, lamentablemente estos edificios y su valioso contenido fueron destruidos en el siglo V en sus principios, cuando los Godos arrasaron a Roma al mando de Alarico. Si bien es cierto que esos documentos se perdieron casi todos los autores cristianos de los primeros siglos, de alguna manera se referían a ellos, por ejemplo: Justino Mártir, Tertuliano y Agustín de Hipona. Justino Mártir en su Apología Pág. 174, dice que los datos del nacimiento de Jesús, constan en los archivos romanos, haciendo referencia al mencionado censo. San Agustín dijo: ” Ille natus est octavo calendas Januarias” Esto sí nos lleva lo más próximo al 25 de diciembre, pero insisto, no es la fecha, es el hecho; y lo innegable es que la humanidad tiene más de dos mil años fechando su historia en antes y después de Cristo.

Conclusión: Cristo ha nacido, pero lo más importante es que nazca verdaderamente en nosotros.

Artículos ICIAR - Jesús nació

Cuidado con las tradiciones de los hombres

¡Cuidado con las tradiciones de los hombres!


EL DÍA DE LOS MUERTOS

Por: Hno. Ismael Canul Hernández

No al altar de muertosEl día de muertos en una tradición que ha subsistido en la sociedad mexicana, cada año se refuerza su práctica con mensajes como: “no dejes morir nuestras tradiciones”, tanto en los medios de comunicación, como en la mayoría de las escuelas de todos los niveles, en las instituciones y demás, afectando mayormente a nuestros hijos.

Esta tradición se celebra el 1 y 2 de noviembre y consiste en la creencia de que los espíritus de los familiares muertos regresan del más allá. Para recibirlos se preparan altares con los objetos que daban placer al muerto, incluyendo comida y bebida favorita. Además asisten a los panteones a dejar flores (Cempasúchil o maravilla) y encienden velas en las tumbas de los familiares muertos.

Pero, estas creencias, tradiciones y costumbres, ¿de dónde provienen? La mayoría de los autores coinciden que tienen un origen pagano en las tradiciones o festivales de culturas antiguas, se daba el termino de “pagano”, a personas cuya religión se vinculaba con practicas supersticiosas.

osirisCabe mencionar, que culturas antiguas como la china y la egipcia, mantenía el culto a los muertos como parte de su vida familiar y social. Para ellos era de vital trascendencia, rendirle culto a la muerte por lo que construyeron edificios y pirámides dedicados a ellos. Ofrecían incienso y encendían velas colocando ofrendas de alimentos sobre el altar.

Sin embargo, fue el pueblo celta, quienes hace siglos habitaron en el norte de Europa, Francia, España, las islas Británicas, etc., los que se dice, iniciaron la noche de brujas o Halloween.
Estos celtas realizaban cuatro festivales al año, de acuerdo al tiempo de la siembra y de la cosecha, así como, el momento de la muerte y renacimiento de la tierra. El ultimo de estos festivales esta dedicado a “Samhain” el señor de la muerte” que señalaba la llegada del invierno, el cual se celebraba el 31 de octubre. Todas estas ceremonias y rituales de hechicería realizada por los druidas celtas.

La noche del 31 de octubre, los celtas creían que la línea que separaba a los muertos de los vivos se hacia muy delgada, la cual permitía a las almas de los muertos regresar a sus casa, asimismo, espíritus inmundos rondaban la tierra esa noche, por lo cual, los druidas (sacerdotes celtas) en lo alto de las colinas, encendían grandes hogueras para ahuyentar y aplacar a los malos espíritus y obligaban al pueblo a que también encendieran una fogata en su casa. Se disfrazaban con la cabeza y piel de animales sacrificados, para tratar de engañar a los espíritus malos haciéndolos creer que ellos también eran espíritus.
Esa noche, también los druidas recurrían casa por casa, pidiendo un niño o una virgen para quemarlo en la gran fogata, si accedía la familia se le dejaba una fruta con una vela en su interior para que los demonios no les hicieran daño, si se negaban marcaban su puerta para que los demonios tuvieran libre acceso y los destruyera. A lo primero se le llamaba “trato” y a lo segundo “treta”.
Los inmigrantes, especialmente los irlandeses transmitieron estas creencias a los norteamericanos, y para fines del siglo XIX ya se habían popularizado.

La palabrano hallowen Hallowen es la contradicción de la frase inglesa “Vigilia del día de Todos los Santos”. Cabe mencionar que por nuestra cercanía con el país del norte, también a la sociedad mexicana se le han transferido dichas tradiciones, por lo que muchos jóvenes de México, hacen fiestas de disfraces y adornan sus casas para tal festividad.
Los celtas fueron el primer pueblo no romanizado en convertirse al catolicismo, lo cual ocasionó que se mezclara la doctrina de la iglesia de Roma con la de los celtas.

Esta adulteración de la doctrina derivó en la aceptación por la iglesia de Roma el culto a los muertos.

Ahora bien, en el año 998 D.C. Odilón que era abad del monasterio de Cluny, en Francia, estableció que el 2 de noviembre sería considerado como día de la “Conmemoración de los fieles difuntos”. La cual se conjugó con la festividad del “Día de todos los santos” celebrada el 1 de noviembre que el papa Gregorio IV extendió a toda la iglesia romana, a mediados del siglo IX. El día de los fieles difuntos para la iglesia Católica tiene como objeto rezar por aquellos fieles que han muerto y en especial, por aquellos que están en estado de purificación en el purgatorio según esta iglesia. Y a través de los rezos y el sacrificio de la misa se les ayuda a alcanzar la purificación de sus transgresiones.

En nuestro país, este culto a los muertos, tiene un origen prehispánico, ya que las culturas del México antiguo, aun antes de la llegada de los españoles, creían en al vida después de la muerte. Pues profesaban que el espíritu humano era inmortal, y había un lugar para las almas de los muertos.
Los Nahuas o Mexicas llamaron a ese lugar “Mictlán” para los que morían por un rayo y por hidropesía (paraíso de Tláloc) y para los que morían en combate o mujeres que morían en el parto el “Omeyocán” (lugar de Huizilopochtli). Es decir, iban a un determinado lugar de acuerdo al tipo de muerte sufrida.

viaje a mictlan
Pero el viaje al “Mictlán” era peligroso. Se debía atravesar un río muy profundo. Por ello, los enterraban con una ofrenda que incluía armas y bebida, con un perro que los acompañaría y si había sido una personalidad, con algunos de sus sirvientes. Ese mismo camino podía recorrerlo de regreso, si contaba con suficiente alimento para la caminata. Por ello, se les ofrendaba comida para invitarlos a que volvieran del más allá. Y de esta manera lograran visitar a sus familiares vivos.

En el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio del mes de agosto, se celebraba el festival que posteriormente se convertiría en el Día de Muertos, se realizaba durante todo un mes, era guiado por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la muerte” y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran ofrecidas a la celebración de los niños y las vidas de parientes difuntos.
Los españoles a su llegada en el siglo XVII, trataron de imponer a los nativos sus creencias católicas acerca del Día de Todos los Santos. Dando lugar a un sincretismo que mezcló las tradiciones europeas y prehispánicas, haciendo coincidir la fiesta católica a los muertos con el festival prehispánico de los muertos.tradiciones mexicanas dia muertos
Asimismo, se dice que la festividad termina hasta el 3 de noviembre, cuando los muertos se han llevado la “esencia” de los alimentos. Se guardan los altares, se comparte la comida sobrante y se intercambian los adornos con los conocidos y pariente.

NUESTRA POSTURA BÍBLICA.

La Biblia es la Palabra de Dios y por lo tanto la única regla de fe a la que debe ajustarse nuestra vida, por lo cual solamente creemos y practicamos las doctrinas y enseñanzas que tienen respaldo y sustento bíblico.
Toda la tradición carece de fundamento bíblico, tal como lo hemos visto, se basa en creencias satánicas, idolátricas y supersticiosas de culturas antiguas, prácticas que han sobrevivido hasta la actualidad.
La Biblia enseña que prácticas como consultar y darle culto a los muertos, y otras parecidas, son abominación a Dios. Lv.19:28, 20:27; Dt. 14:1-2.
Ofrendar a los muertos, es lo mismo que ofrendar a los ídolos y es desagradable a Dios. Lv. 17:7; Is. 66:3; Jer. 1:16-18.
No se debe comer de los alimentos ofrecidos a los muertos. 1 Co. 10:18-21, 28.

La palabra de Dios enseña que cuando una persona muere sin Cristo, es decir, sin arrepentirse de sus pecados y sin haber aceptado a Cristo como su salvador, ya nadie puede hacer nada por ella. Hebreos 9:27 señala “… está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio“. Pr. 11:7, Ec. 9:4 Lc. 16: 19-24.

No existe fundamento bíblico que sostenga esta tradición, no obstante, hay quienes pretenden afirmar lo contrario manifestando que en el libro de Macabeos se encuentra escrito: “Mandó Juan Macabeo ofrecer sacrificios por los muertos, para que quedaran libres de sus pecados” (2 Mac. 12:46). Sin embargo, 1 y 2 de los Macabeos no están dentro del canon de la Biblia, sino son libros Apócrifos (falsos, fingidos). Llamados así por Jerónimo el autor de la versión “Vulgata Latina” aceptada por la iglesia Romana. Ya que éste, decía, son libros espurios que no tienen derecho de estar en el Canon.

Asimismo , pretende basarse en el libro de Jeremías capítulo 34:5, es un típico caso de incorrecta interpretación de la Biblia, ya que se aísla un versículo de su contexto, esto es notorio, porque el libro de Jeremías trata acerca de profecías que advierten el inevitable juicio de Dios contra el pueblo de Judá si no se arrepentía de sus pecados.
En ese versículo, Jeremías profetiza contra el rey Sedequías señalándole que será muerto por el rey invasor, y que las costumbres paganas que se hicieron con los reyes muertos anteriores a Sedequías, también las practicarían con él cuando muera. Sin embargo, precisamente por practicar Israel esas costumbres abominables venía sobre ellos el castigo de Dios. No se promueve el culto a los muertos en ningún modo en este versículo, como lo demuestra el contexto histórico del mismo.

No se debe festejar el Hallowen porque como lo hemos señalado, esas creencias se basan en el ocultismo, temor, engaño, ritos paganos y satánicos. Además son costumbres extranjeras. Col. 2:28; Jn. 10:10.
Todo lo relacionado con esa tradición extranjera contiene una simbología satánica, como lo son: las calabazas, los disfraces, los poster de vampiros, brujas, media luna, murciélagos, etc., por lo cual, no fomentemos estas cosas adornando nuestras casa con ellas. 2 Co. 11:44.
La biblia nos invita a abstenernos de participar directa o indirectamente de esta festividad mundana y que nos guardemos en santidad y pureza para nuestro Dios. “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo y no según Cristo.” Col. 2:8; Hch. 15:19-20; 1 Co. 8, 10:20, 15:29.

Se la luz del mundo

Josué 24:15:Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

En la doctrina de nuestro movimiento no celebramos culto a los muertos, sino que cuando un hermano en la fe parte de esta tierra, celebramos culto al Dios vivo y fuerte de toda la vida, y le pedimos que conforte y consuele el corazón de los familiares y amigos del que ha partido.

Este culto se le denomina “culto de consolación”, en el cual se alaba a Dios, se da el mensaje de salvación y proclamamos nuestra esperanza de vida eterna. No debe nombrársele culto fúnebre ya que Dios es un Dios de vivos y no de muertos. Lc. 20:38.

 

FUENTE: Revista Nueva Raza Edición No. 80 Octubre-Diciembre 2011.

Artículos ICIAR – ¿ Bicentenario un asunto de fe cristiana ?

Artículos ICIAR

¿Bicentenario, un asunto de fe cristiana?

El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos(Sal. 78:5-9).

¿Será el Bicentenario un asunto que corresponda a la fe cristiana?

Definitivamente, como un acto del Dios proveniente, nuestra República Mexicana, y algunas naciones hermanas de Centro América, celebraremos el Bicentenario de nuestra independencia política. La gratitud a Dios por ese hecho debe ser la primera reacción de un cristiano consciente de su relación con Él y con su posición de creyente. Él pone y quita reyes y esta gesta libertaria, independientemente de todas las circunstancias que la rodearon, es un ejemplo claro de su poder, por eso el salmista también dice: “Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, y yo publicaré tu grandeza(Sal. 145:6).

Verdadera Libertad en Cristo Jesús ICIAR

Concretamente, vemos el mover del Espíritu de Dios en hechos que tuvieron que ver con la apertura de nuestra Patria al mensaje del Evangelio, como por ejemplo la llegada a Matamoros, Tamps., por parte del Bautista escocés James Thomson quien en 1827 trajo la Biblia a nuestro País, con la enorme bendición que esto significó. Otro ejemplo, la aparición en la escena nacional de Don Benito Juárez, quien desde enero de 1861, hasta su muerte en julio de 1872 fue un precursor y promotor de diversas expresiones de disidencia religiosa liberal y anticatólica romana, que dieron base a la llegada de los primeros misioneros norteamericanos quienes fundaron las primeras iglesias presbiterianas, metodistas y congregacionales entre las más importantes hasta el día de hoy que sumamos en México casi 7,500 denominaciones evangélicas, y aunque oficialmente no se reconoce, pero estimamos que es bien posible que ya seamos un porcentaje muy importante en la población nacional.

Todo esto nos mueve a que convoquemos a un día especial de gratitud, por parte de la ICIAR en razón de la importancia de este acontecimiento. Este será un día de acción de gracias con oraciones muy fervorosas que elevaremos al trono de la gracia, recordando que por la mano del Señor somos Su pueblo y que hemos sido comprados al precio de la sangre de su querido Hijo.

México y las naciones para Cristo ICIAR

En un año tan especial y de tanto significado en el ámbito espiritual sigamos el consejo del salmista y contemos a las generaciones venideras que todo lo que somos y tenemos por gracia, no es de nosotros, sino es don de Dios. Esperamos que todos los presbiterios, realicen jornadas espirituales en donde se testifique el amor de Dios y se resalte su beneplácito para con nosotros. En solidaridad cristiana amados compatriotas, alabemos al que vive y reina, el cual hará realidad su Palabra: “México y las naciones para Cristo“: Felicitaciones a nuestros hermanos en Centro y Sur América.

Fuente: Revista Nueva Raza, Iglesia Cristiana Interdenominacional, A.R. No. 74 Abril-Junio 2010

Aarón Cortés Hernández es Pastor General de la ICIAR

Artículos ICIAR – El hombre y la madera

Artículos ICIAR – El hombre y la madera

Desde pequeños la madera tiene mucho que ver con nosotros. En la cuna nos recibe para otorgarnos el descanso y la protección. Y por toda nuestra existencia nunca esta relación acabará, es por eso que a modo de letanía reseñemos al Hombre que en la madera inicia su vida y con ella, llega a la muerte.

Dice el evangelio en San Juan 19: 13 “Y llevando su cruz, salió al lugar que se dice de la Calavera, y en hebreo Gólgota”

Cruz de madera

Ya es un hombre en la plenitud de su juventud, ayer quedó la niñez y la protección familiar, hoy enfrenta su misión caminando y llevando a cuestas una cruz. Una cruz de madera. Sus manos tan acostumbradas a ese material, como que lo acarician. El camina, la multitud que lo rodea grita, más que gritos son aullidos que emergen de lo profundo de los corazones que inexplicablemente odian. El piensa mientras por sus manos expertas reconoce el madero que lleva a cuestas. Es cedro, cedro del Líbano. ¡Qué fragancia, tan rico olor! Es un aroma que se asocia a lo sagrado, con cedros del Líbano, fueron hechos los elementos que dieron vida al templo de Salomón.

No hay engaño en ese aroma, es una cruz verdadera que impregnará de su fragancia sus últimos momentos.

Es imposible sustraerse a la nostalgia ¿cuántas veces en los días del trabajo sus manos en el taller acariciaron la madera del cedro? Pocas sillas, menos puertas, pero madera noble que sus manos conocieron. Con martillo y resaques de la sierra, esta madera quedó unida para siempre en beneficio de los paisanos de Nazareth.

Con amor, con cuidado, era llevada de la tienda al taller. Sus manos nunca la maltrataron, ni el olvido la abandono.
Esas calles por las que ahora transita, esas calles que fueron emparejadas con vigas de madera, alineadas y alisadas para el caminar seguro, hoy son testigos ¡Cómo pesa esta cruz de madera! pero ese cedro sigue siendo hermoso, sus vetas ahora en la cruz, resaltan; como trazadas con sangre, sangre viviente, se dice que la edad de los árboles está en sus anillos, pero estas vetas pareciera que tienen escritas toda la historia de la humanidad. Esta historia tiene un fuerte contenido de amor y perdón. Esa cruz, lo dice todo, ese Hombre lo sabe todo. Ese Hombre lo puede todo, puede cargar una cruz de madera y puede llevar los pecados de la humanidad.

La caminata termina, pero no los pensamientos, podía ser viga, podía ser mueble, podía ser puerta, pero es cruz. Cruz o púlpito, cruz o trono. Los hombres somos llevados a la sepultura en un cajón, madera al fin, relación de toda la vida que termina como empieza, con amor servicial. El hombre se tiende sobre la madera, cruz de madera, cruz de salvación. Madera amada, al fin hiciste descansar en ti al que fatigado por tu peso es levantado para atraernos a todos hacia El.

Golgota

Esta letanía amigos, es la realidad de la obra redentora, todos nosotros los que hemos sido mecidos en una cuna, podemos encontrar la salvación gracias a uno que es más que un buen carpintero, es el Hijo de Dios. Jesús de Nazareth quien desde el pesebre hasta la cruz, no sólo se relaciona con la madera, sino con el barro, con la arcilla de la cual fuimos hechos. De esta relación podemos ser transformados en oro puro y en lino blanco y resplandeciente. Aquel que llevó su cruz hasta el Gólgota, tiene poder para llevar nuestros corazones a la presencia del Padre celestial, tome usted también su cruz, niéguese a sí mismo y sígale.

Aarón Cortés Hernández es Pastor General de la ICIAR

La base y asiento de la Religión

La base y asiento de la Religión

Todos nos hemos preguntado ¿por qué hay personas religiosas, y otras no? ¿Dónde radica el asiento de las ideas religiosas? Hace tiempo un grupo de neurólogos creían haber descubierto en ciertas neuronas algunos indicios de inclinaciones religiosas. Con esto se daba un avance en la materia de la religión ¿Será posible descubrir en qué parte del cuerpo se encuentra el asiento de la religión? ¿O será acaso que se encuentra en la parte inmaterial del ser?

Una breve consideración del asunto nos traerá comprensión y beneficio, vamos a intentarlo. El primer problema es si el alma tiene facultades y si opera por medio de esas facultades todo lo relacionado a la religión o si ocupa un lugar preponderante en la vida del hombre y si funciona mediante poderes del alma o de esa parte inmaterial del ser. A continuación exponemos algunos conceptos y los explicaremos brevemente.

La religión tiene su asiento en el intelecto.

Hegel fue el que apadrinó el concepto intelectual y le concedió una posición destacada, él decía que toda la vida del hombre es un mero proceso de pensamiento, y la religión es sencillamente, una parte del proceso.

La conciencia del Absoluto dentro del espíritu humano es la religión. Una pequeña objeción: de acuerdo a esto la religión no es ni sentimiento ni acción, sino conocimiento; esto es un error muy serio pues significa que el conocimiento propio determina la piedad personal. Es una gran verdad que en la religión hay conocimiento, pero este conocimiento es algo muy específico. Por otra parte la obtención del conocimiento no constituye la finalidad de la religión.

La única que aspira al conocimiento es la ciencia; la religión busca consuelo, paz y salvación.

Religión y Ciencia

El conocimiento religioso no es mero conocimiento intelectual, es más bien algo experimental, es decir un conocimiento acompañado de emociones que se manifiesta en acciones, entonces la religión no es solo intelecto, es voluntad y afectos. Esto que estamos considerando debe ser atendido incluso por los miembros de la Iglesia Cristiana, cualquiera que sea su denominación porque la religión verdadera de la que se habla y testifica no solo es un concepto de la verdad, no es una simple expresión de lo que entiendo acerca de la sana doctrina. La religión se asienta en el alma y se expresa en acciones que van más allá de un simple saber que sería semejante a un intelectualismo frío, no, si el cristianismo fuera la sabiduría de San Pablo únicamente, nunca el cristianismo habría sido la potencia que ha demostrado ser en el mundo.

La religión tiene su asiento en la voluntad. No olvidamos a Pelagio, a Arminio, al socinianismo, al deísmo y al racionalismo, pero quien verdaderamente dio a la religión una preeminencia como piedad practica fue Enmanuel Kant, él fue más allá de la razón pura y dijo que los conceptos de Dios y la inmortalidad son los postulados de la razón práctica.

La religión sin embargo tiene su asiento en los sentimientos, por supuesto los sentimientos no son el supuesto exclusivo de ella, pero si sumamos conocimiento, volición y acción moral ya vamos de gane, como decimos en México. Pero fundamentalmente la religión tiene su asiento en el corazón.

Amar a Dios

Amar a Dios

Claro que el corazón ni en la Biblia se usa siempre con el sentido de foco de la vida personal y moral, pero sí es en sentido figurado el verdadero taller del alma. Atendiendo a este hecho así entendemos el énfasis que la Biblia le concede al corazón, por ejemplo en Proverbios 23:26. Así tenemos que nuestros problemas no son técnicos, sino del corazón. Empecemos por resolver los problemas del alma mediante la fe en Jesucristo y tendremos una verdadera religión de principios y valores tan sólidos que estaremos reconstruyendo nuestra casa nacional sobre una Roca, esa Roca es Cristo.

Aarón Cortes Hernández

*Pastor General de la Iglesia Interdenominacional, A.R.

Ver más artículos ICIAR

Cristo y la lealtad

Quizá todo lo que usted conozca de Cristo sean algunos de sus milagros tan maravillosos que los evangelios nos relatan, posiblemente conozca algunas de sus magnificas enseñanzas que han sido tomadas como modelo de perfección humana. Algo que es admirable en Cristo es su sentido de lealtad, el fue leal, sumamente leal a su Padre y a la visión de su Padre, jamás se desvió de la línea de su deber con Él. Su lealtad le costó la muerte, pero hoy día su persona es la más reconocida en la historia de la humanidad y marca en los tiempos un antes y un después. Primeramente reconoció públicamente a su Padre, Juan 5:18, nos dice que El decía que Dios era su Padre, mucha gente se avergüenza de sus progenitores, pero El hablo lealmente de su origen.

Jesucristo y la lealtad

Otra característica que resaltamos es que manifestaba una satisfacción de tener a su Padre, que le había ordenado hacer muchas cosas, el mismo evangelista San Juan en 5:36, así lo dice “las obras que el Padre me dio para que cumpliese” hay mucha gente que se niega a reconocer a los superiores que les encomiendan tareas, el que no reconoce abiertamente de donde viene, no es una persona agradecida. Cristo fue una persona que no hacia su voluntad sino la voluntad de su Padre, Juan en 5:30, dice “No busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió“. Tener a nuestro lado personas que no estén buscando salirse con la suya es muy importante, cuando en un equipo de trabajo hay uno o dos que tienen una visión o voluntad diferente ¿sabes qué pasa? Hay división.

Por eso nos asombra que Jesucristo no permitió que las dolosas palabras de los hombres influyeran ni en su ánimo ni en sus decisiones en San Juan 5:34 dice “pero yo no recibo testimonio de hombre alguno….” ¿sabes por qué no atendía las palabras de los hombres? No pienses que el Señor Jesús era descortés, no, lo que pasa es que los hombres son volubles y como frecuentemente cambian de opinión pueden desorientarte. El tampoco recibía las palabras melosas de los hombres que en un afán de quedar bien, se desbocan en elogios y zalamerías; en Juan 5: 41-42 dice: “Gloria de los hombres no recibo” El se cuidaba de esto porque la única dirección que recibía era de su Padre.

Amigo Jesucristo

Qué ejemplo tan grande en el campo vasto de la lealtad, por ninguna parte en esta área de la conducta humana podemos encontrar ni la más mínima falla, por eso es que Jesucristo es perfecto en todos los caminos del Padre celestial. Bien haremos en ser como Cristo, pero toma nota, si eres un trabajador, o un empleado del gobierno o de la iniciativa privada, profesional u obrero, una pregunta ¿amas a tus superiores? Si los amas entonces sin duda serás leal, por mi parte prefiero estar y trabajar con los que me aman, y no con aquellos que buscan algo de mí, porque es mejor un centro de trabajo o una oficina que parezca más una familia que una empresa. Y una última pregunta ¿quiénes son tus amigos? ¿Cómo son tus amigos? Cualquiera que sea tu respuesta, si tus amigos te han fallado, permíteme recomendarte a un amigo leal, jamás te fallará, y si en este momento lo necesitas esta a tus órdenes, se llama Jesucristo.

Aarón Cortés Hernández

Pastor General de la
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A.R.

Ver más artículos ICIAR

Artículos ICIAR – Abraham y la madre de todas las batallas

Por: Aarón Cortés Hernández*abraham isaac - artículos iciar

De esta forma denominó el desaparecido Saddam Hussein a la guerra que se venía sobre su pueblo Iraquí. Los historiadores registran en número de diez, las batallas que han causado una verdadera conmoción en el mundo y consecuentemente sobre la humanidad. La más grande de las batallas de la humanidad no es ninguna de las que estamos pensando, la verdadera “madre de todas las batallas” es aquella que se libra en el corazón.

Abraham fue un hombre en cuyo corazón se libró esta gran batalla, como seguramente estimado lector, tú la estés librando en este momento. Abraham no es un simple personaje bíblico, fue el primer hombre que ganó la batalla de la fe en su propio corazón.

Desde que el mundo es; hombres y mujeres singulares lo han estado constantemente transformando, cada día el mundo es diferente y los hombres y mujeres que transforman al mundo son hombres de fe que han ganado la batalla dentro de sus corazones.

Permítame volver a nuestro personaje, 1,500 años antes que los griegos y los romanos Abraham sentó las bases de la civilización; cierto Egipto fue 1000 años antes que Abraham y 2000 años después de él, Egipto y su esplendor nos han dejado Pirámides y Monumentos; en medio de las arenas del desierto de pronto aparecen gigantescas construcciones tan colosales como el propio ego de sus constructores. En el plano moral ¿qué influencia puede tener una Pirámide? Abraham por todo Mesopotamia, Egipto, Israel y lugares circunvecinos no dejó un solo edificio que hable de su grandeza, una simple cueva en Macpela nos da información de la tumba de su esposa. Ni una pequeña estela en el plano físico o arquitectónico, pero el judaísmo, el cristianismo y el islam si tienen los principios morales más grandes de la humanidad y su influencia ha trascendido a todas las religiones.

Abraham no tenía obligaciones religiosas como las tenemos hoy día, jamás asistió ni a misa ni a un servicio evangélico, mucho menos compareció en su vida a los lugares sagrados del islam. Muchos de nosotros somos fieles a una tradición y por ello a una religión, pero Abraham no tenía una sola tradición a que aferrarse, no tenía una teología ni bíblica ni sistemática mucho menos dogmática. Abraham simplemente conocía a Dios, pero ese conocimiento era personal. Él no era un intelectual por más que se diga que estudio en Ur de los Caldeos y otros lo asocien con el mismo Hamurabi, pero Abraham era sabio porque temía a Dios, la batalla más grande de su corazón fue cuando Dios le pidió en sacrificio a su hijo Isaac; en sus tiempos el sacrificio humano era común y corriente y 3000 años después de Abraham era igualmente común, pero a Abraham le pareció algo muy extraño que el Dios que le había dado a su hijo ahora se lo pidiera de manera tan radical por la vía del sacrificio. La verdad es que Dios jamás tuvo el propósito de que un muchachito muriera desangrado, no. Dios probó a Abraham y de hecho estaba el Señor introduciendo al mundo una nueva forma en que la máxima expresión religiosa no lo fuera el derramamiento de sangre. Y lo hizo proveyendo el Cordero para el sacrificio.

Imagínate toda esta escena, puedes leerla en tu Biblia, la que tengas en casa, la versión que sea, católica o protestante, en Génesis capítulo 22 encontrarás esta historia de la gran batalla librada en el corazón de Abraham. Esta de más decir que el ganó la batalla, pero el momento decisivo fue cuando Dios paró en seco la mano de Abraham que caía sobre el corazón de su hijo ¡Qué dramático! ¿Qué enseñanza nos deja esta historia? Que las batallas del corazón se ganan por medio de la fe, este hombre mostró una fe increíble, su esperanza estaba puesta en que ese hijo que Dios pedía ser sacrificado, fuera el padre de las generaciones por venir. La Carta a los Hebreos nos dice que gano la batalla porque le creyó a Dios que podía resucitar a su único hijo si era, necesario. Como nos inspira esta historia, pero sobre todo porque hubo uno que no libro a su Hijo de la muerte, el propio Padre celestial permitió la muerte de su propio Hijo, pero lo resucitó. Espero si estás en grande batalla en tu fe que la ganes por medio de Jesucristo, esta batalla dio paso a que el mismo Dios se llame a sí mismo El Dios de Abraham.

*Pastor general de la Iglesia Interdenominacional, A.R. info@iciar.org

Ver más artículos ICIAR

Artículos ICIAR – Dios cuida de su creación

Por: Noé Díaz Alfaro

La Biblia nos revela la naturaleza, atributos y obras de Dios. Nos dice también que hay un sólo Dios, único y verdadero, cómo acercarse a Él y conocerle, ya que la Biblia es la Palabra de Dios. Pero también nos habla de Su creación y cómo sustenta y cuida lo que Él mismo ha creado. El capítulo 104 del Libro de los Salmos es un poema que exalta al Creador y muestra el cuidado que Dios tiene de su creación. Consideremos tan solo los versículos 1 al 24:

“Bendice, alma mía a Jehová. Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido; te has vestido de gloria y de magnificencia. El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina, que establece sus aposentos entre las aguas, el que que pone las nubes por su carroza, el que anda sobre las alas del viento; el que hace los vientos sus mensajeros, y a las flamas de fuego sus ministros.

creación de Dios

Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas. A tu reprensión huyeron; al sonido de tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.

Él hace producir el heno para las bestias, y la hierba para el servicio del hombre, sacando el pan de la tierra, y el vino que alegra el corazón del hombre, el aceite que hace brillar el rostro, y el pan que sustenta la vida del hombre. Se llenan de sabia los árboles de Jehová, los cedros del Líbano que Él plantó. Allí anidan las aves; en las hayas hace su casa la cigüeña. Los montes altos para las cabras monteses; las peñas, madrigueras para los conejos. Hizo la luna para los tiempos; el sol conoce su ocaso. Pone las tinieblas, y es la noche; en ella corretean todas las bestias de la selva. Los leoncillos rugen tras la presa, y para buscar de Dios su comida. Sale el sol, se recogen, y se echan en sus cuevas. Sale el hombre a su labor, y a su labranza hasta la tarde.

¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios”.

¿Deseas conocer a este Dios maravilloso? Él quiere que le conozcas no solo a través de su creación, sino a través de su Hijo Jesucristo, el Salvador del mundo.

Te esperamos en Libertad 27, esquina Reforma, colonia Portales, Distrito Federal. O bien llama al 5532-4835 o escribe a: info@iciar.org

*Pastor de la Iglesia Cristiana Interdenominacional, A.R.

Ver más artículos ICIAR

La verdadera religión

Por Noe Diaz

“La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones,
y guardarse sin mancha del mundo” (Stg.1:27).

 

La diversidad de religiones o creencias en el mundo y lo que el hombre ha hecho en su nombre impone la pregunta: ¿cuál es la “verdadera religión”? ¿Cuáles son los elementos o parámetros para su definición?

Durante siglos el esfuerzo por encontrar una definición universal de religión ha sido inútil. Los enfoques para este ejercicio son diversos: etimológicos, antropológicos, sociológicos, filosóficos, etc. Etimológicamente, el término “religión”, viene del verbo latino religare: obligados por un vínculo de piedad a Dios; estamos “religados”.

El Diccionario de la Real Academia Española, señala: “Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto. Virtud que mueve a darle a Dios el culto debido.”

Algunos opinan que religión se usa para referirse a una obligación de conciencia que impele al cumplimiento de un deber; a un sentimiento de dependencia absoluta o a un sistema solidario de creencias y de prácticas relativas a las cosas sagradas.

¿Qué dice la Biblia sobre el particular?

La Biblia no define etimológica o gramaticalmente el término “religión”, pero sí aporta elementos suficientes para su comprensión. Basta referirnos a la epístola universal de Santiago, que si bien no es teológica, como la epístola de Pablo a los Romanos o la epístola a los Hebreos, sí es eminentemente práctica.

Santiago escoge el tema de la “religión pura”, o “religión verdadera”, como manifestación del amor de Dios en el corazón del creyente. Santiago señala que la “religión pura” es puesta a prueba por las tentaciones y las dificultades de los fieles, y en sí misma pone a prueba lo carnal y lo egoísta. Estas experiencias positivas y negativas de la “religión pura” revelan el contraste entre las cualidades espirituales y carnales. Por ejemplo, hay frecuentes relatos de la tentación beneficiosa y dañosa, de la sabiduría beneficiosa y falsa, de la fe verdadera y falsa, del yo espiritual y del yo carnal, y de la confianza verdadera y de la falsa.

Sin duda Santiago tiene en mente a los creyentes fieles que son ejemplos de la “religión pura” en las pruebas y vicisitudes. A éstos él anima. Santiago tiene en cuenta también a los más carnales y egoístas, cuya conducta demuestra que no han salido airosos de la prueba de la “religión pura” o “verdadera”. Pero en toda la epístola, la “verdadera religión” del corazón, ya está puesta a prueba en la vida de los fieles o poniendo a prueba y juzgando la vida de las personas carnales.

Santiago hace empleo repetido de la paradoja de afirmar la superioridad de los valores espirituales tan comúnmente incumplidos. De manera que Santiago nos habla de dos clases de fe, dos clases de sabiduría, dos clases de tentación, dos clases de confianza, dos clases de yo.

De acuerdo a lo escrito por Santiago, la “verdadera religión” debe pasar la prueba de la Escritura y de la actitud del creyente en su relación con Dios, con los demás y consigo mismo. Es decir, la “verdadera religión” no es sólo la suma de mandamientos, sacramentos, dogmas, creencias y principios espirituales y morales establecidos en la Biblia, sino la observancia y práctica de cada uno de ellos. La actitud que asuma el creyente a partir de lo establecido en la Escritura dejará ver su religión, es decir, su vínculo y compromiso con Dios.

La “verdadera religión” es aquella que mueve los pensamientos, sentimientos y voluntad del creyente a proceder siempre en todo tiempo, circunstancia y lugar con paciencia, sabiduría, amor, gozo, fe, santidad y justicia. Por tanto, la “religión verdadera” debe ser bíblica y práctica, de lo contrario estaremos frente a un remedo religioso basado en palabrería, creencias, tradiciones y mandamientos de hombres.

Lo dicho por Santiago en el capítulo 1, versículo 27, describe “la religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre” y muestra dos elementos de lo que debe ser nuestra actitud para agradar a Dios. Amor y santidad, parámetros para determinar si estamos o no en la “verdadera religión”.

 

 

Querido lector: No definas tu religión por las creencias de tus ancestros; sino por tu actitud y compromiso con Dios. ¿Estás en la “verdadera religión”?

* Pastor en la Iglesia Cristiana Interdenominacional, A.R. ser@iciar.org

Ver más artículos ICIAR

La base y asiento de la Religión

Aarón Cortes Hernández*

Todos nos hemos preguntado ¿por qué hay personas religiosas, y otras no? ¿Dónde radica el asiento de las ideas religiosas? Hace tiempo un grupo de neurólogos creían haber descubierto en ciertas neuronas algunos indicios de inclinaciones religiosas. Con esto se daba un avance en la materia de la religión ¿Será posible descubrir en qué parte del cuerpo se encuentra el asiento de la religión? ¿O será acaso que se encuentra en la parte inmaterial del ser?

Una breve consideración del asunto nos traerá comprensión y beneficio, vamos a intentarlo. El primer problema es si el alma tiene facultades y si opera por medio de esas facultades todo lo relacionado a la religión o si ocupa un lugar preponderante en la vida del hombre y si funciona mediante poderes del alma o de esa parte inmaterial del ser. A continuación exponemos algunos conceptos y los explicaremos brevemente.

La religión tiene su asiento en el intelecto.La-Roca

Hegel fue el que apadrinó el concepto intelectual y le concedió una posición destacada, él decía que toda la vida del hombre es un mero proceso de pensamiento, y la religión es sencillamente, una parte del proceso. La conciencia del Absoluto dentro del espíritu humano es la religión. Una pequeña objeción: de acuerdo a esto la religión no es ni sentimiento ni acción, sino conocimiento; esto es un error muy serio pues significa que el conocimiento propio determina la piedad personal.

Es una gran verdad que en la religión hay conocimiento, pero este conocimiento es algo muy específico. Por otra parte la obtención del conocimiento no constituye la finalidad de la religión. La única que aspira al conocimiento es la ciencia; la religión busca consuelo, paz y salvación. El conocimiento religioso no es mero conocimiento intelectual, es más bien algo experimental, es decir un conocimiento acompañado de emociones que se manifiesta en acciones, entonces la religión no es solo intelecto, es voluntad y afectos. Esto que estamos considerando debe ser atendido incluso por los miembros de la Iglesia Cristiana, cualquiera que sea su denominación porque la religión verdadera de la que se habla y testifica no solo es un concepto de la verdad, no es una simple expresión de lo que entiendo acerca de la sana doctrina.

La religión se asienta en el alma y se expresa en acciones que van más allá de un simple saber que sería semejante a un intelectualismo frío, no, si el cristianismo fuera la sabiduría de San Pablo únicamente, nunca el cristianismo habría sido la potencia que ha demostrado ser en el mundo.

La religión tiene su asiento en la voluntad. No olvidamos a Pelagio, a Arminio, al socinianismo, al deísmo y al racionalismo, pero quien verdaderamente dio a la religión una preeminencia como piedad practica fue Enmanuel Kant, él fue más allá de la razón pura y dijo que los conceptos de Dios y la inmortalidad son los postulados de la razón práctica.

La religión sin embargo tiene su asiento en los sentimientos, por supuesto los sentimientos no son el supuesto exclusivo de ella, pero si sumamos conocimiento, volición y acción moral ya vamos de gane, como decimos en México. Pero fundamentalmente la religión tiene su asiento en el corazón. Claro que el corazón ni en la Biblia se usa siempre con el sentido de foco de la vida personal y moral, pero sí es en sentido figurado el verdadero taller del alma. Atendiendo a este hecho así entendemos el énfasis que la Biblia le concede al corazón, por ejemplo en Proverbios 23:26. Así tenemos que nuestros problemas no son técnicos, sino del corazón.

Empecemos por resolver los problemas del alma mediante la fe en Jesucristo y tendremos una verdadera religión de principios y valores tan sólidos que estaremos reconstruyendo nuestra casa nacional sobre una Roca, esa Roca es Cristo.

*Pastor General de la Iglesia Interdenominacional, A.R.

fuente http://www.miambiente.com.mx/?p=7274 info@iciar.org

Ver más artículos ICIAR