Escuela Dominical ICIAR. La Biblia, tesoro de Dios para su iglesia. 9 Oct 2016

Escuela Dominical. Lección 2: La Biblia, tesoro de Dios para su iglesia.

Escuela Dominical ICIAR del 9 de Octubre del 2016

La Biblia, tesoro de Dios para su iglesia.

Escuela Dominical ICIAR 9 de Octubre 2016

Escuela Dominical ICIAR -Lección 2: La Biblia, tesoro de Dios para su iglesia. 9 Oct 2016

Escuela Dominical . 2do punto doctrinal2do. Punto Doctrinal: La Biblia es la Palabra de Dios.

TV ICIAREscuela Dominical video-iciar
escuela dominical flip
La Biblia, tesoro de Dios para su iglesia.
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia.pptx
1.6 MiB
1383 Downloads
Details
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia
20161009-La-Biblia-tesoro-de-Dios-para-su-Iglesia.pdf
3.1 MiB
1107 Downloads
Details

 


Pasaje bíblico: Salmo 119:9-16.

Salmo 119

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

9 ¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.

10 Con todo mi corazón te he buscado;
No me dejes desviarme de tus mandamientos.

11 En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti.

12 Bendito tú, oh Jehová;
Enséñame tus estatutos.

13 Con mis labios he contado
Todos los juicios de tu boca.

14 Me he gozado en el camino de tus testimonios
Más que de toda riqueza.

15 En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.

16 Me regocijaré en tus estatutos;
No me olvidaré de tus palabras.


Verdad Bíblica : En las páginas sagradas encontramos un verdadero tesoro que Dios nos ha legado.

Verdad Bíblica Aplicada: La iglesia disfrutará el tesoro de la Palabra si se deleita en ella y anda en los caminos de Dios.

Objetivo: Conoceremos la importancia de guardar la Palabra de Dios en nuestro corazón como un verdadero tesoro, valioso, relevante y útil para nuestra vida.

I Introducción:

La Palabra de Dios no es solamente importante, sino que es absolutamente indispensable en cada esfera de nuestra vida y en cada uno de nuestros actos (Dt.8:3); por eso, debemos recibirla, abrazarla y cuidarla como el más grande tesoro que Dios nos ha entregado, para permanecer en los principios que de ella emanan, aún en medio de duras pruebas.

II. CONOCIMIENTO BÍBLICO.

Consideremos lo que debemos hacer para disfrutar las bendiciones inherentes de la Palabra de Dios como tesoro:

A. Bendición de buscar a Dios y los tesoros de Su Palabra. “Con todo mi corazón te he buscado” (Sal.119:10; Is.26:9). Al buscar a Dios de esta manera, y al esforzarnos por mantener nuestra comunión con Él, nos permitirá experimentar la bendición de Su presencia y Sus dones. Nuestra búsqueda debe ser sincera de tal forma que no nos desviemos. (Sal.1.1-3).

B. Bendición de guardarla en el corazón para pensar, sentir y actuar como Dios quiere. “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.”  (Sal.119:11). Tomemos la frase «en mi corazón». Básicamente significa: dentro de mí; no sólo en una tabla fuera de mí. Las palabras de Dios no se conservan por escrito simplemente para que el salmista las consulte en un libro fuera de sí mismo. Se conservan para que las pueda consultar interiormente, en su corazón. En el AT, se habla del corazón como un lugar donde se piensa y se siente (Gn.6:5; Job 36:13). De modo que, toda Palabra de Dios, se atesora en un lugar donde su puede pensar, donde se pueden sentir y, como consecuencia, dirigir nuestras acciones. Cuando tenemos la Palabra de Dios guardada en nuestros corazones, y la atesoramos como el oro y la plata, esa palabra cumplirá la función de alejarnos del pecado.

C. Todo aquél que ama a Dios y guarda Su Palabra, disfruta de la presencia de Cristo. Todos aquéllos que desean tener vida eterna, deben guardar Su Palabra. La obediencia a ella, aunque nunca es perfecta, debe ser sincera porque surge del amor a Dios. Sin amor a Dios ni al prójimo, pretender «guardar» Sus mandamientos, se vuelve legalismo. (Jn.14.21; Mt.22.40; Mr.7.13).
A diferencia de aquél que no busca a Dios, y tiene y exhibe sus riquezas fuera de él; el cristiano las lleva por dentro, pues no hay mejor lugar para guardar la Palabra de Dios, que el corazón.

D. La devoción a Dios y a Su Palabra, permiten exclamar: ¡Enséñame…! Buscar las directrices de Dios para nuestra vida, Sus promesas y bondad. Ser enseñado y obedecer, es aprender. “Bendito tú, oh Jehová; enséñame tus estatutos” (Sal.119:12) Si la Palabra de Dios está en el corazón del creyente, surgirá de forma natural el deseo de ser enseñado por ella para obedecerla y aprenderla (Sal.86:11; Job 34:32).

E. Las Escrituras, cuando se experimentan, conduce al creyente a compartirla. “Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.” (Sal.119:13). Cuando el creyente experimenta los tesoros de la Palabra, surge en su corazón el deseo de compartirla con otros. (Lc.8:39).

F. La Palabra del Señor sustenta la vida de la Iglesia. Dios quiere que el creyente viva por la Palabra diariamente y a cada momento. La vida del creyente ha de ser alimentada y sustentada por ella; sus actividades deben ser guiadas por ella. En cada circunstancia de la vida, el creyente debe atesorar en su corazón la vivificante Palabra de Dios. (Sal.119.49-50; Job 23:12).

 III. DISCERNIR EL ERROR.

Error:  Hay quienes preguntan: ¿Qué significa que la Palabra de Dios está en el corazón?

Respuesta Bíblica: La razón por la que sabemos que la Palabra de Dios está en el corazón, es porque la palabra hebrea «He atesorado» (tsaphan) que se usa en el AT, se refiere a «esconder o guardar». Sólo de forma secundaria quiere decir «atesorar», ya que esconder los tesoros era lo que se hacía por aquel entonces, antes de que existieran los bancos. (Job 23:12; Pr.2:1). Cuando el salmista dice: “En mi corazón he guardado tus dichos”, no sólo indica que el acto de atesorar se produce en su corazón, sino que la Palabra está guardada y escondida ahí como algo valioso, como un tesoro.

IV. ENDEREZAR LA DIRECCIÓN.
Un devocional sobre la Palabra de Dios: Salmo 119.
El escritor de este salmo fue un israelita de piedad ejemplar, (probablemente postéxilico). Sentía una especial devoción por la Palabra de Dios, como la palabra de vida.  Conocía el dolor, pero también la misericordia divina. Experimentó hostilidad, ridículo y calumnia. En este salmo, la devoción a Dios y a Su Palabra, es el tema dominante. Aquéllos que deseen profundizar sobre la bendición de poseer la Palabra de Dios, pueden iniciar leyendo este Salmo.

V. CAPACITAR PARA VIVIR COMO A DIOS LE AGRADA.
La Biblia, un contenido que llena el alma.
Abarca la longitud, la anchura, la altura y la profundidad del caminar de un cristiano con Dios. Al ir llegando a final del Salmo, la oración pidiendo liberación es un tema dominante. ¿Qué anhela nuestra alma? “Yo, Señor, ansío tu salvación. Tu ley es mi regocijo.”

CONCLUSIÓN: La Palabra de Dios grabada en la mente y el corazón continuamente sigue siendo la más eficaz protección para nuestra vida, para cada uno de nuestros pasos. Cada día debemos atesorar la Palabra en nuestros corazones de modo que sea una fuente de poder y vida desde nuestro interior. De esta manera, se cumplirá en nosotros lo que expresó el salmista: “La ley de Dios está en su corazón; por tanto, sus pies no resbalarán.” (Sal.37:31).

Lecturas:
Lunes: Salmo 119:1-40
Martes: Salmo 119:41-80
Miércoles: Salmo 119:81-120
Jueves: Salmo 119:121-160
Viernes: Salmo 119:161-176

 



Directorio de Archivos de la Escuela Dominical 4to Trimestre 2016


Las citas bíblicas referidas al final de cada tema general tienen el propósito de que usted realice su estudio devocional acorde al tema tratado con las siguientes.

1.En un cuaderno que destine para este fin, anote la cita indicada del día.

2. Luego de una sencilla y sincera oración, lea el pasaje dos o tres veces con atención. Trate de descubrir lo que Dios le dice en relación a los siguientes puntos y anótelo en su cuaderno:

  • Conocimiento de algo que haga crecer su fe.
  • Discernir algún error que esté cometiendo.
  • Corregir la dirección de un área de su vida.
  • Hacer en la semana lo que Dios le está pidiendo.

3. Vuelva a orar y comprométase con Dios para llevar a cabo lo que le está indicando.


Calendario Escuela Dominical ICIAR 4to trimestre 2016

 

TEMARIO ICIAR: CLASE GENERAL

 

Octubre 02 / La Divina Trinidad revelada en el Nuevo Testamento
09 Oct. / La Biblia, tesoro de Dios para su Iglesia
16 Oct. / Los sacramentos (La mesa del Señor)
23 Oct. / Tema especial
30 Oct. / La perfección cristiana como una experiencia actual

Noviembre 06 / Ministrar en el poder del Espíritu Santo
13 Nov. / La planificación familiar en el siglo XXI y la Biblia
20 Nov. / Conclusiones del libro de Apocalipsis
27 Nov. / La destrucción final de la muerte

Diciembre 04 / La obediencia y adoración a Dios. (Obediencia y sujeción a las autoridades de la iglesia)
11 Dic. / Tema especial
18 Dic. / Tema especial
25 Dic. / Tema especial

 

 

Solo a Dios la gloria.