Cristo y la lealtad

Quizá todo lo que usted conozca de Cristo sean algunos de sus milagros tan maravillosos que los evangelios nos relatan, posiblemente conozca algunas de sus magnificas enseñanzas que han sido tomadas como modelo de perfección humana. Algo que es admirable en Cristo es su sentido de lealtad, el fue leal, sumamente leal a su Padre y a la visión de su Padre, jamás se desvió de la línea de su deber con Él. Su lealtad le costó la muerte, pero hoy día su persona es la más reconocida en la historia de la humanidad y marca en los tiempos un antes y un después. Primeramente reconoció públicamente a su Padre, Juan 5:18, nos dice que El decía que Dios era su Padre, mucha gente se avergüenza de sus progenitores, pero El hablo lealmente de su origen.

Jesucristo y la lealtad

Otra característica que resaltamos es que manifestaba una satisfacción de tener a su Padre, que le había ordenado hacer muchas cosas, el mismo evangelista San Juan en 5:36, así lo dice “las obras que el Padre me dio para que cumpliese” hay mucha gente que se niega a reconocer a los superiores que les encomiendan tareas, el que no reconoce abiertamente de donde viene, no es una persona agradecida. Cristo fue una persona que no hacia su voluntad sino la voluntad de su Padre, Juan en 5:30, dice “No busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió“. Tener a nuestro lado personas que no estén buscando salirse con la suya es muy importante, cuando en un equipo de trabajo hay uno o dos que tienen una visión o voluntad diferente ¿sabes qué pasa? Hay división.

Por eso nos asombra que Jesucristo no permitió que las dolosas palabras de los hombres influyeran ni en su ánimo ni en sus decisiones en San Juan 5:34 dice “pero yo no recibo testimonio de hombre alguno….” ¿sabes por qué no atendía las palabras de los hombres? No pienses que el Señor Jesús era descortés, no, lo que pasa es que los hombres son volubles y como frecuentemente cambian de opinión pueden desorientarte. El tampoco recibía las palabras melosas de los hombres que en un afán de quedar bien, se desbocan en elogios y zalamerías; en Juan 5: 41-42 dice: “Gloria de los hombres no recibo” El se cuidaba de esto porque la única dirección que recibía era de su Padre.

Amigo Jesucristo

Qué ejemplo tan grande en el campo vasto de la lealtad, por ninguna parte en esta área de la conducta humana podemos encontrar ni la más mínima falla, por eso es que Jesucristo es perfecto en todos los caminos del Padre celestial. Bien haremos en ser como Cristo, pero toma nota, si eres un trabajador, o un empleado del gobierno o de la iniciativa privada, profesional u obrero, una pregunta ¿amas a tus superiores? Si los amas entonces sin duda serás leal, por mi parte prefiero estar y trabajar con los que me aman, y no con aquellos que buscan algo de mí, porque es mejor un centro de trabajo o una oficina que parezca más una familia que una empresa. Y una última pregunta ¿quiénes son tus amigos? ¿Cómo son tus amigos? Cualquiera que sea tu respuesta, si tus amigos te han fallado, permíteme recomendarte a un amigo leal, jamás te fallará, y si en este momento lo necesitas esta a tus órdenes, se llama Jesucristo.

Aarón Cortés Hernández

Pastor General de la
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A.R.

Ver más artículos ICIAR